martes, 16 de septiembre de 2008

La economía mundial está en número rojos

No pasa un día sin que al levantarte por la mañana y leer tu periódico online preferido te pegues un buen susto al acceder a la sección económica.

En esta ocasión es la mayor aseguradora estadounidense la que está dando el susto, pero esta noticia ya viene precedida por la necesidad de intervención del mismo gobierno ante la inminente quiebra de dos de las principales instituciones financieras del país.
Euro

Sin entrar a valorar la intervención realizada por un gobierno que desde sus raíces apoya el mercado libre, lo cierto es que la situación es bastante crítica. Las bolsas son las primeras en recoger estos frutos, y desde comienzo de años no levantan cabeza acumulando cada mes nuevas pérdidas.

Ante esta situación tanto el Banco Central Europeo como la Reserva Federal si han visto obligados a introducir capital en el mercado, y así tratar de frenar la histeria colectiva que se está desatando.

Sea como fuere, a mi, como habitante de este planeta que tiene que pagar su hipoteca a fin de mes, lo único que pido es que la vivienda no siga subiendo, y mi miedo aparece al ver caer las bolsas. No me gustaría nada que los inversores consideren ahora el mercado inmobiliario como un mal menor, y se vuelquen en la compra especulativa de vivienda. Para estos inversores les recomiendo multitud de productos con los que pueden seguir obteniendo grandes rentabilidades, letras del tesoro o depósitos a plazo fijo.

Seguro que este no es un buen momento para pedir un aumento del salario mínimo interprofesional, aunque a buen seguro esta medida aliviaría muchos problemas y nos haría más europeos.

A parte de este 'disaguisao' os invito a que visitéis nuestros nuevos blogs nacidos este verano y disfrutéis de nuestros contenidos. Todas las novedades en decoración a través del blog dedicado a los muebles.

1 comentario:

F.G.A. por InverServices dijo...

Yo estoy con los analistas que dicen que afrontamos la peor crisis de las últimas siete décadas.
Nunca creí que daría la razón a Gabilondo, pero puede que esto sea el fin de todo un modelo económico: igual que fuimos testigos del fracaso del modelo del comunismo, ahora asistimos al fracaso del liberalismo económico convertido en capitalismo salvaje.
En cuanto a las hipotecas, en el Reino Unido, su gobierno laborista no sólo ha salido al rescate de la construcción -y los empleos en juego-, sino que a la vez a acudido al rescate de las familias hipotecadas. Eso es política social y lo demás son palabras vacías que no pagan hipotecas ni tampoco alquileres.

Blog Con los Pies en el Suelo
inversevices.blogspot.com