miércoles, 20 de marzo de 2013

Freno a la Clausula Suelo en Hipotecas

Mucho hemos tenido que esperar para ver al Tribunal Supremo declarando la nulidad de la clausula suelo en un préstamo hipotecario por falta de transparencia.

Estaríamos más satisfechos si en lugar de hacer referencia a la falta de transparencia, algo difícilmente justificable, se apuntase directamente a una clausula abusiva, que se acerca más claramente a la realidad del mercado hipotecario.


Y es que aunque dicha clausula suela figurar en nuestro contrato, aunque este escondida entre las decenas de hojas que lo conforman, lo cierto es que se trata de un parámetro adecuadamente configurado, a gusto de los bancos, para que beneficie al banco, clausula suelo, frente al cliente, clausula techo.

En cualquier caso parece que asociaciones como Stop Desahucios o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca han conseguido finalmente sensibilizar a las autoridades, o si queremos ser mal pensados tal vez no haya quedado otra tras el aviso de la UE.

¿Será este un freno para el afán de lucro desmedido de los bancos? De momento con el Euribor en 2013 rozando mínimos históricos ya hemos visto como los diferenciales han crecido considerablemente de forma que conseguir una nueva hipoteca es un lujo al alcance de una selecta minoría, y alejadas del salario mínimo reinante en nuestro país.



3 comentarios:

Luis dijo...

Hola,

tienes toda la razón, es una lastima que las personas solo seamos números para las entidades bancarias, pero en una sociedad capitalista todo gira en torno al dinero y es muy difícil cambiarlo.

Un saludo.

Marcelo dijo...

Aquí el problema es la falta de autocrítica de todas las partes, Gobierno, Banca y sociedad, todos somos responsables de asumir nuestros compromisos y realidades y ninguna de las partes ha hecho lo que les tocaba.

El gobierno no supo y no quiso regular un sector tan sensible como el inmobiliario y además se implico de manera corrupta en el asunto.
La banca no estableció los controles y políticas de crédito reglamentarias para cuidar sus propios intereses y los de los ciudadanos, permitiendo que la gente se endeudara más allá de sus posibilidades económicas.
Y finalmente la sociedad ha sido irresponsable y extremadamente ambiciosa, olvidandose que lamentablemente no todos somos iguales y no todos tenemos lo mismo, yo no puedo comprarme un Mercedes, tal vez pueda comprarme un Seat Ibiza.

Lo malo de todo esto es que el ciudadano es el más perjudicado de todos por propia culpa y por no contar con un estado que garantice nuestro buen hacer.

Es duro, pero es real.

Clausulas suelo hipotecas dijo...

Esperemos que poco a poco se ponga cordura y se reforme la ley para atender a los ciudadanos y no a los bancos